Atribuyen un texto falso a Francisco y Juan Pablo II