Ciencia y fe. ¿Existe alguna incompatibilidad?