¿Cómo detener el catolicismo decadente?