Cuando un actor mediocre ataca la Iglesia