Dios no quiere el sufrimiento