El beneficio de contar con el Magisterio de la Iglesia