El catolicismo como minoría creativa