El Católico y la televisión