El Covid y los creyentes