El laico y la defensa de la fe