El mensaje final del Sínodo sobre las Sagradas Escrituras