El Papa y el pedido de perdón a los homosexuales