El Sínodo y la teoría de la conspiración