El sínodo y la última oportunidad