El sufrimiento no viene de Dios