¿Es correcto decir que la Iglesia es una «empresa»?