¿Es Francisco un Papa «light»?