¿Es válido ante los ojos de Dios el matrimonio civil?