Hemos quitado los símbolos de la Iglesia