Kennedy, los católicos y la política