La ciencia, religión del ateo