La clarividencia y los católicos