La devoción a las imágenes no es idolatría