La hostilidad contra el católico