La JMJ y la pastoral juvenil – P. Daniel Cardó