La paradoja de la cohabitación