Las adicciones, el oro falso