Los laicos deben defender a sus obispos