Los pobres y la retórica