Los riesgos de enseñar la verdad