Netflix, Disney y el aborto