¿Por qué el aborto nunca será aplaudido?