¿Por qué pedir lo que Dios ya sabe?