¿Por qué una penitencia después del pecado?