¿Puede Dios conceder un capricho?