¿Qué dice la Iglesia sobre los animales cuando mueren?