¿Que enseña la Iglesia sobre la «muerte digna?