¿Qué hago cuando mi párroco es un payaso?