¿Vale nuestra oración si estamos en pecado?